Cuanto cuesta segregar una vivienda

Cuanto cuesta segregar una vivienda

Ejemplo de informe de segregación de costes

Un estudio segrega los componentes del coste de un edificio en las clasificaciones de activos y períodos de recuperación adecuados a efectos del impuesto sobre la renta federal y estatal. Por lo general, esto se traduce en vidas fiscales significativamente más cortas para estos componentes -típicamente cinco, siete y 15 años- en lugar de los períodos de depreciación estándar de 27,5 años para la propiedad residencial de alquiler o 39 años para la propiedad inmobiliaria no residencial.
Un estudio de segregación de costes puede reducir la responsabilidad fiscal y aumentar el flujo de caja en los primeros años de la propiedad inmobiliaria. El aumento del flujo de caja derivado del ahorro fiscal de un estudio puede entonces invertirse en un negocio o utilizarse según convenga.
Durante este paso, su contable debe dedicar tiempo a comprender la situación fiscal del propietario y las características significativas del inmueble para ofrecer una estimación fiable de los beneficios que podría aportar un estudio.
La reclasificación global de los activos a bienes de corta duración suele oscilar entre el 10% y el 40% de la base de coste amortizable, en función del tipo de propiedad. Por ejemplo, un edificio de oficinas o de apartamentos suele tener más propiedades de corta duración que un edificio de almacenes.

¿cuánto cuesta la segregación de costes?

La segregación de costes es una estrategia de planificación fiscal muy beneficiosa y ampliamente aceptada, utilizada por los propietarios e inquilinos de inmuebles comerciales para acelerar las deducciones por depreciación, diferir los impuestos y mejorar el flujo de caja. Para obtener una visión más detallada, visite nuestra página de segregación de costes.
Un estudio de segregación de costes de calidad se basa en un análisis detallado basado en la ingeniería. Este análisis implica una revisión exhaustiva de la información relevante, como los datos de costes, los planos del edificio y los contratos de arrendamiento, así como una inspección in situ de la propiedad realizada por un profesional cualificado, preferiblemente un ingeniero. Tras la revisión de los documentos y la visita al terreno, el ingeniero o ingenieros elaborarán un desglose detallado de los costes y los asignarán adecuadamente a los periodos de recuperación apropiados (principalmente 5, 7, 15, 27,5/39 años) en función de los hechos y circunstancias del proyecto. Los costes blandos, como los honorarios de arquitectura e ingeniería, y los gastos generales y los beneficios del constructor, se asignan entonces de acuerdo con los resultados del estudio. Hay que tener en cuenta que un estudio de calidad basado en la ingeniería abordará TODOS los costes amortizables, y no sólo los que puedan tener un periodo de recuperación más corto (método residual). Una vez que se han contabilizado todos los costes, las cifras deben conciliarse adecuadamente con la base total de costes amortizables.

Segregación de costes irs

Existen dos métodos principales para contabilizar los costes inmobiliarios: el método tradicional de amortización lineal y el método de segregación de costes basado en la ingeniería. La segregación de costes, sobre todo en la actualidad, supone una serie de ventajas para los inversores inmobiliarios, como la aceleración de los calendarios de amortización, la reducción de los ingresos imponibles y el aumento del flujo de caja operativo.
El valor de un estudio de segregación de costes aumentó significativamente tras la aprobación de la Ley CARES. En virtud de la Ley CARES, la amortización bonificada aumentó al 100% hasta 2022, y la Ley de recortes y empleos fiscales (TCJA) se amplió para incluir las propiedades adquiridas. Además, la Ley CARES cambió una nueva ley que asignaba a los bienes de mejora calificados (QIP) después del 1 de enero de 2018, una “vida de clase de 15 años” que los hacía elegibles para la depreciación de bonificación del 100%. La TCJA permite a los inversores inmobiliarios deducir el 100% de la propiedad de cinco, siete y 15 años dentro del primer año. Esencialmente, un estudio de segregación de costos permitirá a los propietarios de bienes raíces tanto acelerar la depreciación como aumentar significativamente el ritmo de las deducciones por la depreciación de bonificación.

Kbkg segregación de costes

La segregación de costes es una herramienta estratégica de ahorro fiscal que permite a las empresas y a los particulares que han construido, comprado, ampliado o remodelado bienes inmuebles aumentar su flujo de caja acelerando las deducciones por depreciación y aplazando sus impuestos federales y estatales sobre la renta.
El objetivo de un estudio de segregación de costes es identificar, segregar y reclasificar los costes relacionados con el proyecto que actualmente se clasifican como bienes inmuebles a vidas fiscales de amortización más cortas a efectos del impuesto sobre la renta federal y estatal. Las recientes resoluciones y procedimientos del IRS han permitido a los contribuyentes cambiar los métodos de contabilidad para aprovechar estos gastos de depreciación anteriormente infravalorados, desde 1987. Esto se hace sin modificar las declaraciones de impuestos.
La segregación de costes comenzó en la década de 1960 y se ha llamado estudios de depreciación de componentes, estudios de crédito fiscal por inversión y varios otros nombres. No importa el nombre que se utilice, la segregación de costes puede ahorrarle dinero en impuestos y aumentar su flujo de caja. Hay más de 300 casos judiciales y sentencias de Hacienda que apoyan los beneficios de la segregación de costes. El siguiente es un ejemplo.

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad